¡¡VIVIR DE CAMPING!!


Camping Vall de Camprodón
12 diciembre 2009, 3:44 pm
Filed under: Cámpings | Etiquetas: , , , ,

Hace siglos que no publicaba nada en el blog. El trabajo me ha tenido atado de pies y manos y no ha podido ser. Pero hace unos días pudimos hacer una escapadita y aprovechamos para enganchar la Bambina y pasar un fin de semana al aire libre.

Nos quedaban un par de camping-cheques por gastar y, como caducaban a final de año, los usamos. Escogimos entre los establecimientos que los admiten y dimos con el camping Vall de Camprodón.

Varias veces habíamos pasado junto a él pero nunca habíamos entrado. Se trata de un camping grande y a nosotros, cuando vamos a la montaña, nos gustan más los pequeños. Ello nos hizo entrar pues con un poco de reparo. He de decir, sin embargo, que nuestra aprensión resultó ser totalmente injustificada; El campig es cómodo, está limpio y bien cuidado el trato de las personas que nos atendieron fue absolutamente correcto.

De las instalaciones casi no puedo hablar porque no utilizamos más que los lavabos. Estos los encontramos impecablemente limpios a nuestra llegada el viernes por la tarde. El Domingo a la misma hora ya no era lo mismo; no se puede decir que estuvieran sucios pero… Creo que un camping como este debería llevar algo más de cuidado al respecto. En cualquier caso no se podría suspender al establecimiento por ello. Digamos que el viernes estaban para un nueve sobre diez y el domingo para un cinco pelado.

Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, si queréis ver no solo el camping sino el conjunto de la excursión del final de semana os remito a aquí. Se trata de una colección de fotografías acompañadas de un pequeño texto explicativo.



Ecoaldea Campista

Desde la creación de este sitio, hace ahora un mes aproximadamente, he publicado varios arttículos o entradas. Se ha hablado en ellos de varios temas  relacionados con el campismo y mi intención, mientras lo sigáis visitando como lo venís haciendo, es continuar. Pero el blog nació con una vocación muy definida; la de aglutinar a los interesados no en practicar el cámping como lo solemos entender sino en VIVIR DE CAMPING tal y como se exponía en la primera publicación. Lo dicho, que conste, no pretende excluir a los campistas clásicos; sois y seréis siempre muy bien venidos.
En la entrada saludo han habido bastantes comentarios. El último es el de Beni quien parece haber captado parte de mi idea. La expresión  Ecoaldea Campista define bastante bien lo que pretendo pero creo que, para dejar las cosas claras, haría falta matizarlas.
El término ecoaldea sugiere, por el uso que se hace de él, una serie de cosas con las que no me gustaría tener que quedarme a modo de paquete. Me explico: unas me parecen bien y otras no tanto. Las primeras querría, debidamente adaptadas, adoptarlas (valga el juego de palabras), mientras que las segundas preferiría que no hicieran acto de presencia en mi proyecto de Ecoaldea Campista.
El prefijo eco ante la palabra aldea provoca que se piense, al escuchar ecoaldea, en ecologismo; es lo primero que le viene a uno a la cabeza. Me parece bien. Comulgo con la idea de procurar cuidar, y hasta mimar, a nuestro querido planeta siempre y cuando no se lleven las cosas hasta extremos inverosímiles. Seguro que si volvemos  a habitar en cuevas naturales, nos calentamos al amor de una hoguera que habremos hecho a base de ramas secas recogidas del suelo y nos alimentamos de los frutos que nos ofrece la natureleza, seremos muy ecologistas. Pero no quiero vivir de semejante manera.
Creo que hay que ser consciente de que todo aquello que se usa se gasta y, por tanto, si usamos La Tierra la gastaremos. No hay más remedio. Otra cosa es que procuremos actuar de la forma menos agresiva posible para con nuestro hábitat, que no mal usemos los recursos, que antes de talar un árbol para fabricar un folio miremos de reciclar el papel del que ya disponemos, etc…
En cuanto a ecologismo mi postura queda definida.
La autosuficiencia no me parece que haya de ser un fin en sí misma. Es más importante, a mi modo de entender, la libertad individual. Creo firmemente que el grupo no debe atar a los individuos. Cada uno de sus miembros habrá de poder escoger, sin que nadie le coarte, la forma de ganarse la vida. Opino que debería merecer el mismo respeto quien se sustente a base de cultivar el huerto comunitario (si existe) que quien sale cada día a trabajar por cuenta ajena. (Yo, personalmente, preferiría ser el del huerto.)
Así pues lo que propongo se puede parecer a una ecoaldea como también a una comunidad de vecinos. Si la idea llega algún día a realizarse, supongo que será una mezcla de ambas cosas pero con aspecto, ambiente y maneras de cámping.
Lo que no pretendo es montar el tinglado para explotarlo. Me gustaría que fuera algo hecho en comunidad, desde el proyecto hasta su puesta en marcha.
¿Nadie se anima?



Cámping Abadesses

En casa, con mi mujer, a veces hablamos del cámping tal o del cámping cual pero de vez en cuando nos referimos simplemente a El Camping. Cuando nos expresamos así, los dos sabemos que nos referimos al Camping Abadesses. No es el establecimiento en que nos estrenamos en este mundo del campismo. Tampoco en el que más tiempo hemos estado. Mucho menos el de más lujo o el mejor dotado de instalaciones. Pero se ha ganado ser El Cámping.

Vista invernal de El Cámping

Vista invernal de El Cámping

Se halla situado, como seguramente habréis imaginado por el nombre, en St. Joan de les Abadesses, Girona (Sn. Juan de las abadesas, Gerona). A medio camino entre este municipio y St. Pau de Segúries, cerca de donde la carretera enlaza con el desvío a Olot y unos metros apartado de la calzada, escondido detrás de un montículo, encontramos una ladera dividida en terrazas y rodeada de bosque; allí esta El Camping.

Es un establecimientto de 2ª categoría cuyo encanto radica principalmente en la tranquilidad que se respira cuando se está en él, el trato familiar que te brindan los propietarios y los demás usuarios y el entorno maravilloso que lo rodea.
Sin salir del recinto puedes dar paseos por bosques de abetos, pinabetos y otras muchas especies de árboles. En la parcela casi siempre sueles gozar de un envidiable silencio que invita al descanso. Silencio que solo se ve interrumpido, a veces, por el sonido de los cencerros de algunas vacas que pastan en los campos adyacentes o por el canto de aves al amanecer y atardecer. De hecho, las vacas pastan o lo intentan, a veces, dentro del mismo cámping.

Vacas en El Cámping

Vacas en El Cámping

Vacas en El Cámping

Vacas en El Cámping

Las vacas expulsadas de El cámping

Las vacas expulsadas de El cámping

También los mediodías de verano emite un cierto sonido de discreta algarabía la piscina, única instalación de recreo del establecimiento, aunque con frecuencia, como le ocurre en la foto a la Sra. Bambina, se puede disfrutar de un baño tranquilo y placentero. Pero eso sí: ¡con el agua fría!

Sra. Bambina en la piscina

Sra. Bambina en la piscina


Cuando te hallas alojado en El Camping tienes garantizado el placer. Da igual la temporada que sea porque Los Pirineos simpre son bonitos. Siempre se muestran generosos ofreciendo sus encantos a los visitantes.

Un rincón refrescante para los dias calurosos

Un rincón refrescante para los días calurosos

En verano, el calor del día se ve mitigado por la sombra de los árboles y  es fácil encontrar rincones en los que refrescarse y descansar. Por las noches, la bajada de la temperatura propicia un sueño relajado y tranquilo. En setiembre, cuando empieza a decaer, se puede almacenar para ir consumiéndolo durante el resto del año. No hay más que recoger las moras que ofrecen los zarzales. No se acaban nunca. Hay por todas partes y si uno se toma la molestia de soportar los pequeños pinchanzos y algún que otro arañazo que nos propinan al menor descuido cuando acercamos la mano, obtiene los frutos suficientes para confeccionar una mermelada que durará hasta el año siguiente y que cada vez que la degustemos nos llenará la boca de estío.

En otoño, el cambio cromático de la vegetación, desde el verde serio y maduro hasta el marrón oscuro, casi negro, pasando por la extensa gama de ocres y rojizos que adquieren las hojas tanto cuando aun están pendidas de las ramas como cuando forman tapices sobre el suelo, regalan la vista y tranquilizan el espíritu. Los paseos por la inumerable cantidad de senderos y caminos en busca de setas son gratificantes para el alma y, por supuesto, para el estómago, a la vuelta, tras cocinar lo recolectado.

Colores de otoño

Colores de otoño

El invierno es austero allí. El frío se hace sentir y advierte que las montañas admiten pocas bromas si es que admiten alguna. Se puede disfrutar de ellas a cambio de tratarlas con el debido respeto. Y si así se hace la recompensa es grande. Es imposible describir la grandeza y la bellaza de aquellas moles teñidas de blanco. Los aficionados a esquiar encuentran en este tiempo su paraíso en esa zona.

Nieve

Nieve

¡Y la primavera!

¡Primavera!

¡Primavera!

¡Primavera!

¡Primavera!

Al borde del camino

Al borde del camino

Desde febrero, aun sometidos a los rigores invernales, en que los almendros y alguna mimosa nos anuncian que la estación de la fecundidad entá de camino, anhelamos su llegada. A finales de marzo y durante abril van apareciendo flores por todos los rincones, cada una de un color diferente. Unas son sgrandes y otra pequeñas. Unas están perfumadas y otras no. Pero entre todas van llenando los campos y los bordes de los caminos y carreteras hasta que por fin llega mayo. Entonces explota la naturaleza. El mejor y más grande de los castillos de fuegos de artificio se convierte en una nimiedad comparado con lo que allí ocurre. De pronto se da cuenta uno de que todo se halla invadido de luz y de que esa luz refleja todos los colores del arco iris. Las amapolas que se habían empezado a dejar ver tímidamente en alguna cuneta, tiñen ahora de rojo los campos en barbecho y por doquier se ven pequeñas corrientes de agua que, procedentes del deshielo, riegan y hacen crecer a todo el reino vegetal que se adueña del menor trozo de tierra.

amapolas

amapolas

A veces pienso que es el entorno y no El Cámping en sí lo que me fascina pero después me doy cuenta de que no es así pues he estado en otros situados en la misma comarca y no se ha dado la magia.
Si os gusta la calma y la tranquilidad, si queréis descansar, si podéis prescindir del lujo pero no queréis renunciar a la confortabilidad y la comodidad, id allí.

Parking, recepción, bar y supermencado

Parking, recepción, bar y supermencado

Podéis llegar con vuestra caravana y ocupar una parcela o albergaros en un bungalow de madera o, si lo preferís, alquilar una casa rural o un apartamento de los que también dispone.

Pero eso sí ¡por favor! No estropeéis aquellas montañas. No las ensuciéis ni las llenéis de ruidos inútiles.



Cámping con perros

¿Vais de cámping con vuestro perro?
Nosotros sí. La Tala, nuestra perra, siempre nos acompaña. Es fácil moverse con ella por el mundo y casi todos los cámpings anuncian en su web si admiten o no animales siendo una gran mayoría los que sí permiten su entrada.
No solemos tener mayor problema dado que viajamos con nuestra Bambina pero una vez, hace ahora un año aproximadamente, hicimos un viaje acompañados por la madre de mi mujer.
Eramos tres (más la Tala) con lo que tuvimos que dejar la caravana en el parking; es estrictamente para dos personas. Nos planteamos, por esa vez, alquilar un bungalow. No es la forma en que más nos gusta hacer cámping pero a cambio nos permitía ir todos juntos. Decicimos pues hacerlo así.
¡Ah…! ¡Sorpresa! En el momento de hacer las reservas nos dimos cuenta de que teníamos un serio problema; los establecimientos que admiten perros lo suelen hacer si vas en caravana, tienda o cualquier otro tipo de alojamiento privado pero se niegan a que entren en los bungalows, movil home o similares de los que tienen ellos de alquiler.
Buceando por Internet di con una página, no viene al caso ahora cuál, en la que podías seleccionar, como opción, admiten perros en bungalows a la hora de hacer una búsqueda.
¡Fantástico! -me dije-. Aquí voy a encontrar lo que busco. Me sorprendió la cantidad de establecimientos que me mostraba y empecé a dudar cuando reconocí alguno que me constaba que no ofrecía lo que yo estaba buscando. Con la mosca detrás de la oreja decidí telefonear y preguntar; mis sospechas quedaron confirmadas.
Envié rápidamente un correo al mail de contacto de la página afeándoles el fallo que habían cometido. Aquella vez se nos ocurrió telefonear antes pero si no lo llegamos a hacer  hubiéramos hecho un viaje de seis o setecientos Km. para volvernos por donde habíamos venido. Me contestaron casi inmediatamente pidiéndo disculpas y diciendo que ya habían retirado aquella opción de búsquedad. Explicaron que habían sufrido un lapsus y que se refarían a cámpigs que admiten perros pero sin especificar en qué condiciones.
A cambio, supongo que a manera de desagravio, me enviaron un listado de establecimientos en los que sí se admiten animales dentro de los bungalows.
Como supongo que se trata de una información que puede ser de interés para muchos os la paso a continuación:
perros-en-bungalows

Como podéis ver se trata de una lista de cámpings un poco incompleta pues falta el teléfono y otros datos de interés de cada establecimiento, pero menos es nada. Con el nombre y la localidad se puede fácilmente encontrar toda la información necesaria.

Creo que a quien se halle en la situación que me encontraba yo o parecida le puede venir bien disponer de ella. Aun y así aconsejaría una llamada telefónica previa por si acaso.

En aquel viaje nos acabamos alojando en el cámping Playa de Mazarrón. Fráncamente bueno, por cierto. Os lo aconsejo. Un día miraré de reunir las fotos que hice y publicaré una entrada dedicada a él.
Ahora, para que conste lo dicho, podéis ver a la Tala dentro del bungalow.

Tala en el bungalow

Tala en el bungalow

Saludos a todos.



Feria de Zaragoza
1 febrero 2009, 8:56 pm
Filed under: Camping Salón | Etiquetas: , , , , ,

Ayer visité la feria de ocasión de Zaragoza.
En principio habíamos contemplado la posibilidad, mi mujer y yo, de pasar allí el fin de semana en el cámping que hay en la ciudad con la Bambina. Al final todo quedó en un viaje de ida y vuelta en el mismo día el sábado 31 de enero.
Salimos temprano por la mañana. Caía una llovizana apenas perceptible, de esas que te parece que no mojan pero que, a la que te descuidas, te dejan calado hasta los huesos. Temíamos encontrar niebla en la provincia de Lérida y en los Monegros pero no fue así; todo se redujo a un pequeño tramo de no más de un par de Km. al paso por el puerto de La Panadella. El resto del viaje fue de lo más placentero.
Llegamos a media mañana y antes de nada decidimos cumplir con la obligada compra de recuerdos para la familia; fuimos al Mercado Central.

Longanizas

Longanizas

Morcillas

Morcillas

¿Habéis visto que cosas más ricas se gastan los maños?
Cumplidos los deberes nos dirijimos hacia el recinto ferial. O más bien debería decir que lo intentamos. El coche estaba aparcado en la calle San Blas y, justo cuando íbamos a salir a Cesar Augusto ¡zas! Una manifestación y más de una hora parados. Al final conseguimos salir del atolladero y hacia el medio día llegamos a la feria.
Lo primero, claro, fue reponer fuerzas. La visita al mercado nos había abierto el apetito y ya eran las dos y pico.

Comida en la feria

Comida en la feria

¡Ah…! ¡Qué bien!
Y ahora a ver qué es lo que hay.
Y lo que había, la verdad, no era gran cosa. Quizá los autocaravaneros encontraron el evento muy interesante pero los usuarios de caravanas, movil home, bungalows y carros tienda, nos quedamos, según expresión vulgar, con un palmo de narices. En todo el recinto conté cuatro o cinco caravanas, un caro tienda y tres movil home.

Atocaravanas

Atocaravanas

Movil home

Movil home

Caravana

Caravana

Sin embargo lo que sí había era donde alimentarse. Curiosamente en una feria de cámping se exponía un solo carro tienda pero existían cinco sitios en los que adquirir cosillas que llevarse a la boca. Además doy fe de que eran buenas.

Cacinas y otras cosas

Cacinas y otras cosas

Chiringuito de bocatas

Señora Bambina y chiringuito de bocatas

Panes y empanadas

Panes y empanadas

Golosinas

Golosinas

Al fondo había una parte del recinto acotada solo para para profesionales. No nos dimos cuenta y entramos. Allí se exponían unos cuantos Bumgalows y algún que otro movil home. También había un stand de un holandés que vendía sábanas desechables y otro de la guía ACSI. Apreoveché la ocasión y compré una con su correspondiente tarjeta. La mujer que me la vendió (inglesa) me aseguró que, a partir de 2010, se editará también en español. Yo la compré en francés porque mis conocimientos de inglés son un poco precarios.
Entre unas cosas y otras pasó el día. Nos divertimos. La verdad es que esperaba algo más del evento pero no puedo decir que lo que vi no me gustase. Por otra parte, acostumbrado al que se celebra cada año en Barcelona, este lo encontré placentero en cuanto al ambiente; no había tumultos ni sonidos estridentes ni debías soportar colas enormes para ver cualquier cosa. ¡Y era sábado!
Con el maletero cargado de longanizas (tiernas y secas), las inevitables y buenísimas morcillas de la tierra y una maza de jamón de Teruel que había comprado en el mercado más un taco de cecina de jabalí, unos bollos preñados y un pan gallego adquiridos en los stands de la feria además de con el estómago lleno de calamares, bravas, croquetas, cervezas (Ambar), etc… pusimos rumbo a Barcelona. Las cervezas, cunado me puse al volante estaban más que asimiladas.

El viaje de vuelta volvió a ser bueno como el de ida. Esta vez, eso sí, tras la comida, se hicieron un par de paradas para beber. El único punto negro lo constituyó un chaparrón que duró desde el puerto de Els Brucs hasta la entrada a la ciudad. Caía el agua con tal intensidad que no permitía circular a más de 60-70Km/h. Pero con un poco de paciencia y la correspondiente prudencia, todo acabó bien.
Si el año que viene se vuelve a celebrar asistiré. Eso sí, con la esperanza de que los comerciantes que no sean de autocaravanas se animen.



¿Porqué Sr. Monedero?

Óscar Monedero es el presidente de la Federación Española de Empresarios de Camping. Opina que vivir de cámping es algo que perjudica a todo el mundo, concretamente dice: «Se ha llegado a decir que vivir en un camping es una tendencia en auge, algo que además de falso nos perjudica a todos».  Por si a alguien le interesa la fuente, es ESTA.

Hay en la frase del Sr. Monedero dos afirmaciones y me declaro en desacuerdo con ambas. ¿Por qué afirma que es falso el que vivir en un cámping sea una tendencia en auge si cada día hay más gente que lo hace? ¿En que se basa para decir que eso es algo que perjudica a todos? ¿Quiénes son todos? ¿Perjudica a quien voluntariamente y por gusto vive de esa manera? ¿Al empresario que lo aloja y cobra por ello? ¿Quizá a un ciudadano que pasa y no le gusta? ¿O acaso el perjudicado es el banquero que dejará de obtener pingües beneficios porque quien así vive no hipoteca la vida en su beneficio para adquirir un piso?

De verdad que no entiendo al Sr. Monedero, salvo que además de presidente de la FEEC sea también banquero, cosa que seconozco. Sin ser un experto empresario (ni experto ni inexperto porque no soy empresario) creo entender que contra más clientes tengan los cámpings, mejor para ellos ¿o no?

Y ya de paso aprovecho para manifestar que no comprendo por qué no se permite legalmente vivir y empadronarse en un establecimiento campista. ¿Qué mal hay en ello? ¿A quién perjudica?

Quizá todas las preguntas que formulo en esta entrada tengan una respuesta que yo no he sabido encontrar. Ruego a quien las conozca que me las explique. Mientras seguiré opinando como opino y pretendiendo lo que pretendo.



¿Un cámping privado?

Como ya he comentado antes, hay varias formas de plantearse “vivir de camping”. Una de ellas es a la manera de los jubilados europeos; llegar, instalarse sin preocuparse de más en el establecimiento que mejor parezca y vivir. Esa forma es atractiva y queda demostrado feacientemente que también viable. No la descarto ni muchísimo menos pero hay otra que despierta mi interés y quisiera averiguar hasta qué punto es posible practicarla. Se trata de montar un cámping privado entre varios socios.
He estado buscando por Internet y, al final, he dado con esto. Como veis se trata de la reglamentación para montar un cámping en la comunidad de Aragón (imagino que en el resto de España habrán pocas diferencias). Por lo que he creído entender, para abrir un cámping privado se exige complir con los requisitos de “cámping de 3ª categoría”. ¿Alguien sabe de dónde sacar más documentación al respecto? He oído que los establecimientos campistas (campings), se han de montar en suelo rústico. ¿Sabéis si es verdad?
El planteamiento es, en principio, muy simple. Se trataría de reunirse un determinado número de personas con el mismo interés y, entre todos, comprar terreno y montar las infraestructuras necesarias. A cada uno se le asigna una parcela y la propiedad compartida, de forma proporcional, de las instalaciones. A partir de ahí se pueden hacer muchas cosas. A mí particularmente me seduce la idea de un huerto ecológico comunitario.
Mi idea sería crear algo a medio camino entre un cámping y una ecoaldea.
¿Qué os parece la idea? ¿Qué inconvenientes le veis? ¿Qué puntos favorables? ¿Creéis que es viable o pensáis que estoy soñando despierto? Yo, a simple vista, no le veo más inconvenientes que a cualquier comunidad de vecinos. Seguro que con el tiempo aparecen roces y que habrá que someter a la comunidad a una disciplina rígida en cuanto a las actuaciones de cada uno de sus miembros que puedan afectar a la convivencia etc…
Me gusta pensar que un día podré estar viviendo de la forma descrita, más o menos alejado del cemento, acompañado de personas que comparten mis gustos y puntos de vista.
Decid algo. Me consta, cuando miro las estadísticas en el panel del blog, que sois muchos los que leéis esta página pero os cuesta escribir. Ánimo y expresad lo que pensáis.